Temen represalias de indígenas en aislamiento voluntario

Autor: Javier Badani

Los trabajos de exploración se adentraron en territorio habitado por indígenas en aislamiento voluntario, quienes hostigaron en dos oportunidades a los equipos de avanzada de la empresa.

“Están cerca. No vamos a dormir esta noche; vamos a tener que apagar el motor (de luz)”. La alerta corresponde a uno de los trabajadores de la empresa BGP, la noche del 12 de noviembre. Su voz, transmitida por radio hasta su base central, en Chivé, daba cuenta de la presencia de personas a unos 300 metros del campamento donde su cuadrilla se había instalado para trabajar en uno de los extremos de la malla sísmica.

No era la primera vez. El 23 de agosto ya se había reportado la presencia de huellas de personas, ramas quebradas y restos de alimentos en las líneas sísmicas 12 y 19. Y el 7 de noviembre había ocurrido algo similar.

Para los comunarios de la TCO Tacana II, estas manifestaciones corresponden a pueblos indígenas en aislamiento voluntario que deambulan por las tierras vírgenes de este territorio, específicamente entre los ríos Manurape y Manurime.

“Nosotros alertamos a YPFB y a la empresa de que no debían seguir avanzando por esas líneas, porque allí están nuestros hermanos.

Son áreas que (YPFB y la empresa) han aumentado. Ponen en riesgo a estos indígenas y arriesgan a nosotros pues en cualquier momento podrían tomar represalias contra nosotros que vivimos cerca de ellos”, señala Adamo Diego, uno de los coordinadores de los monitores indígenas.

Son áreas que (YPFB y la empresa) han aumentado. Ponen en riesgo a estos indígenas y arriesgan a nosotros pues en cualquier momento podrían tomar represalias contra nosotros que vivimos cerca de ellos”, señala Adamo Diego, uno de los coordinadores de los monitores indígenas.

Según datos de la dirigencia de la TCO Tacana II, los indígenas en aislamiento voluntario, que se cree representan a la etnia toromona, se hallan en tres sectores cercanos a la malla sísmica donde trabaja la empresa BGP.

“La empresa está avanzando por sectores que nosotros les hemos alertado no deben hacerlo. Nuestro deber es precautelar la vida de nuestros hermanos.

Pero no nos creen. Incuso nos han acusado de ser nosotros quienes vamos a molestar a sus cuadrillas de avanzada. Imagínese la distancia que nos separa como para hacer eso”, dice Édgar García Cuellar, vicepresidente de la TCO.

El Artículo 31 de la Constitución Política del Estado señala que: “Las naciones y pueblos indígenas originarios en peligro de extinción, en situación de aislamiento voluntario y no contactados, serán protegidos y respetados en sus formas de vida individual y colectiva”. Además estipula que: “Las naciones y pueblos indígenas en aislamiento y no contactados gozan del derecho a mantenerse en esa condición, a la delimitación y consolidación legal del territorio que ocupan y habitan”.

Ha sido la propia empresa BGP la que reportó a YPFB sobre la posible presencia de pueblos originarios en aislamiento voluntario. Página Siete mandó un cuestionario a la estatal YPFB donde se consulta sobre este tema, pero hasta la fecha de publicación de esta nota la empresa no respondió.